miércoles, 14 de mayo de 2014

España de Moda - Exposición Museo del Traje de Madrid


La moda española ha tratado durante más de medio siglo de hacerse un hueco entre las grandes industrias del panorama internacional, capitalizadas por Francia, Italia y Estados Unidos. Al período de la dictadura se corresponde el momento dorado de la costura nacional, organizada en torno a la Cooperativa de la Alta Costura Española que funcionó con óptimos resultados entre 1940 y 1974. Nombres como los de Pedro Rodríguez, Herrera y Ollero o Vargas-Ochagavía trataron de ponerse a la altura del maestro Balenciaga, que en todo momento se erige como la referencia dominante.
Llegados los años de la Transición, una nueva industria se gesta a la medida de los nuevos tiempos. El prêt-à-porter y los diseñadores sustituyen a la alta costura y los modistas clásicos, y arranca así un nuevo período caracterizado por la frescura y la búsqueda de nuevas vías de expresión. Las primeras pasarelas suponen una explosión de creatividad que termina por fraguar en la moda actual, cuyas miras están puestas en el mercado internacional.
Esta historia se resume en la exposición España de Moda, donde, gracias a la colección del Museo del Traje, se pretende dar muestra del enorme potencial de nuestros creadores más destacados.

Tres modelos diseñados por David Delfín, Juanjo Oliva y Amaya Arzuaga donados por la Princesa de Asturias al Museo del Traje, en Madrid, se pueden ver en la exposición "España de Moda", en la que se hace un repaso de la moda española a lo largo del último medio siglo.

"España de Moda" parte de la década de los 60 hasta llegar a la actualidad, y repasa, según su comisario, Juan Gutiérrez, responsable de Indumentaria Contemporánea del Museo del Traje, "un largo período en el que la moda española cambia de forma radical".