lunes, 26 de junio de 2017

Entre el "DIY"-"HTM" y Ser Profesional

"DIY" o en castellano "HTM" son las siglas pertenecientes a las frases "Do It Yourself" o "Hazlo Tu Mismo/a".

Desde hace poco más de una década, las personas que se dedicaban a unos u otros menesteres manuales empezaron a tener una plataforma de expansión. Hablamos de #YouTube que ha proporcionado una ventana mundial a todas las personas que deseaban dar a conocerse.
Nos ceñiremos al mundo de la moda, puesto que es nuestro sector y aclararemos que existe este fenómeno en otros campos.
Lo que antes se llamaba el manitas, el chapuzas, la modistilla, la remedadora, etc... ahora tienen nombre y apellidos o como en la mayoría de los casos, un apodo o sobrenombre en su canal de YouTube.

Podría decirse que el afán o el egocentrismo de mostrar al mundo lo que uno/a sabe hacer, se ha multiplicado por mil en estas plataformas visuales. Hoy en día la mayoría puede tener una cámara y un ordenador personal en casa, lo cual conlleva a ser como la ignorancia, es decir... valiente.

La gente ha dejado de tener vergüenza a la hora de mostrarse por una cámara o de hablar por hablar. De hecho, desde hace unos años ya existe una denominación para estos/as osados/as de la red a los/as cuales se les conoce ya como youtubers.

Previo a estas redes ya nació el movimiento "DIY"-"HTM" y entonces se podía encontrar webs o blogs en los cuales, se ponía de manifiesto los gustos, las inquietudes o simplemente se compartían archivos. El siguiente paso fue usar estos espacios online para "enseñar" a otras personas no sólo lo que sabíamos hacer sino, mostrarles las formas para que lo hicieran por sí mismos/as.

Lo que en un principio puede parecer una forma altruista de enseñar a los demás a hacer cosas, no dejaba de ser un enaltecimiento del ego de aquéllos/as que pretendían que en minutos y con sus propias explicaciones, otras personas llegaran a hacer lo que comentaban en sus entrada, su artículo o su vídeo.

Así pues, nacieron como setas canales de abuelas muy simpáticas que nos enseñaban a hacer unos bizcochos excelentes y casi sin ingredientes, o un señor con pinta de manitas de toda la vida, que nos contaba cómo hacer una estantería, es mucho más fácil y más sencillo que ir a cualquier tienda de muebles y comprarlo y cómo no, este fenómeno llegó al mundo de la moda y nos encontramos con miles de canales donde con explicaciones e imágenes, dicen ser la panacea de la formación.

Partamos de la base de que nuestra intención, en esta entrada, no es una crítica contra estos canales visuales ni las personas que o bien se atreven a crearlos, ni a aquéllas que deciden ser usuarios.
Sin embargo si hay que dejar claro que, no todo se consigue aprender a través de un tutorial de YouTube o cualquier otra plataforma visual y mucho menos convertirse en una persona con una buena formación en ningún sector.

Si lo que deseas es hacerte un par de prendas y decir a la gente cuando salgas, "Mira lo que me he hecho yo solito/a", probablemente un tutorial sea más que suficiente, si cuentas con las aptitudes necesarias para llevar a buen fin el planteamiento de una prenda. De ser así, quizás deberías plantearte que si realmente tienes mano para el mundo de la moda, no deberías quedarte en un simple tutorial y expandir tus posibilidades hasta convertirte en un/a profesional.

Ser profesional en cualquier sector no es algo banal. La denominada "titulitis" que volvemos a sufrir en este país no crea profesionales crea personas con un título que, en la mayoría de los casos, no va acompañado de experiencia. Si se desea ser un/a buen/a profesional, en cualquier sector y sobre todo en el que nos atañe que es la moda, el todo vale no existe.

Tener una buena formación como diseñador/a o patronista requiere la dedicación plena a unos estudios que serán la base de nuestro inicio en la experiencia. Si a eso le sumamos el interés de los docentes, a la hora de enseñar a sus alumno/as a obtener una buena formación y no reducir esa formación al nombre propio de la persona que lo imparte, conseguiremos que como estudiante obtengamos los conocimientos necesarios para realizar dicho trabajo.
Dicho de otra forma, como alumno/a me interesa que la persona que imparte la clase sea un/a buen/a profesional de la materia a impartir puesto que Dior, no va a venir a enseñarme como patronar o diseñar si a caso, me dará una clase magistral que sólo servirá para engordar su ego.

Los/as más jóvenes posiblemente no conocierais el juego "Diseña la Moda", un juego donde se intercambiaban placas con relieve y colocando una hoja de papel sobre las placas y presionando con un carboncillo se traspasaba el contorno del relieve de las placas y como resultado, se obtenía una figura femenina vestida y lista para colorear.

Un juego precioso que invitaba a niños/as a potenciarse dentro del mundo de la moda pero, desde luego, no les hacía profesionales. De alguna forma paradójica, este juego, me recuerda mucho a los tutoriales de hoy día.


A la hora de buscar un lugar de formación en moda, debéis tener en cuenta algunos factores que harán que dichos estudios no se queden en un simple título. Si os decantáis por la parte creativa, aseguraos de que los programas y las personas que imparten dichos programas os quieran enseñar de verdad a manejaros dentro del mundo real del diseño. Si por otra parte, lo tuyo es la parte técnica de la moda, debéis conocer si el sistema de patronaje que vais a aprender, se usa en las empresas, la versatilidad de dicho sistema y la proyección que os puede dar para facilitaros el trabajo.

Sólo nos queda ponernos a vuestra disposición y ofreceros una excelente formación con nuestros profesionales para que vuestro futuro competitivo, se os haga más fácil.

Si deseas informarte de  nuestra oferta formativa, visita nuestra web www.goymarmadrid.com